14 de octubre de 2012

Prohibido el FUMADOR

Ahora que los cigarrillos vienen con fotos morbosas para asustar a los fumadores, veo que vamos avanzando hacia el objetivo de conseguir que la gente deje de fumar. Imagino que el siguiente paso sea obligar a las tabacaleras a agregar sustancias químicas más letales a sus productos, de manera que los consumidores puedan confirmar el efecto nocivo que intentamos advertir.
Me resulta curioso que nadie tenga intenciones de apuntar al control del contenido de los cigarrillos y prohibir ciertos químicos. La responsabilidad sobre la salud es exclusiva del fumador. La empresa fabricante puede decidir un día que es más rentable o adictivo meter "paco" o polvo para cucarachas adentro de los puchos ¿y todo lo que podemos hacer es estampar fotos y cartelas más grandes y truculentos para advertir sobre los peligros de fumar?

En internet se encuentra información poco confiable sobre esos químicos; mencionan: amoníaco, DDT, benceno, butano, arsénico, cianuro, cadmio, metano. Una página de España llega incluso a sentenciar "El tabaco es uno de los pocos productos que no están regulados", afirmación que considero una barrabasada digna de la red. No soy conocedor de los sitios científicos donde encontrar información seria.
Hace unos cuantos años yo hubiera entrado en esa cantinela que les gusta repetir a las mentes caceroleras, del estilo "y, cuando hay grandes intereses en juego nadie se anima", o "los gobiernos están entongados en el negocio". Por suerte la última década me enseñó formas más inteligentes y complejas de pensar en política. Dudo que las tabacaleras tengan el mismo poder que las petroleras y el ejército norteamericano. Si fuimos contra REPSOL, el FMI, las AFJP, etc, ¿no podemos regular y limitar qué mierda le ponen adentro a los cigarrillos?

Lo que está claro es que la prohibición de fumar es cada vez más extensa, convertimos al consumidor en infractor en vez de ofrecerle asistencia como un adicto. Quisiera que se tomen el trabajo de relevar cuántos centros de salud ofrecen ayuda concreta al tabaquismo (llamen y pregunten si realmente atienden, horarios, precios, etc), cuánto cuestan los productos como parches de nicotina o equivalentes (cuya efectividad es mínima, por cierto). Practicamente no hay asistencia seria y real al adicto al tabaco.

Toda esta preocupación creciente por las campañas para no fumar me huele a moda políticamente correcta, al igual que otras campañas y preocupaciones de la opinión pública que no quiero enumerar acá para no crear una polémica en el espacio incorrecto, pero que me resultan bastante hipócritas al hacer un análisis de fondo.

17 comentarios:

  1. jorge gomez14/10/12 13:23

    Ando habitualmente desde hace un par de años por centros de rehabilitaciòn de adictos , porque un amigo suele internarse de vez en cuando y te puedo confirmar: no solo no atienden el tabaquismo sino que dejan fumar a los adictos internados.

    Mi amigo - ahora mismo, hoy - tiene restringidas las visitas (tres horas por semana y solo a quienes hayamos demostrado en un interrogatorio buenas costumbres) , censurados los libros que le llegan, prohibido el uso de celulares incluso por los visitantes, prohibida la televisiòn, la radio, el contacto con gente que le hable de asuntos vinculados al alcohol o las drogas o temas conexos (rock, recitales, fiestas...) ...En fin, pero le permiten 14 (¡catorce!) cigarrillos diarios.
    Esto fue así en todos los sitios donde estuvo, los caros y los baratos, en Belgrano y en Montserrat. Sin ninguna base cientìfica , los operadores y psicologos de los centros me preguntan a mi si fumo marihuana (si digo que sí no me permiten visitar a mi amigo) pero luego cuando voy a visitarlo estan todos fumando espantosos cigarrillos .

    Esta ventaja del tabaco frente al resto de las sustancias adictivas , en mi opiniòn, està vinculada al poder de las empresas tabacaleras. A mi me parece que el aparente doble standard que marcàs no tiene tanto que ver con una moda, con tilinguerìa, con snobismo , sino con la dificultad que tienen los estados para imponer normas razonables de salud cuando se enfrentan con estas corporaciones. Ademàs es verdad que hay una especie de sentido comùn instalado que ve al cigarrillo como algo normal y presente en nuestra cultura, pero debemos reconocer que en los ùltimos 10 ò 20 años en todo el mundo se ha hecho bastante contra el cigarrillo, incluso dentro del campo cultural. Cualquier mayor de 50 años recordará cuando se fumaba en los colectivos, los aviones, las casas ajenas, los sitios cerrados, las películas, los programas de telvisiòn, las aulas y sitios de conferencias y reuniones,el pasillo de los hospitales,cualquier sitio cerrado o abierto, en fin...hoy solo se puede fumar en los internados para adictos.

    ResponderBorrar
  2. Jorge, gracias por tu comentario.
    Antes que nada, nobleza obliga, debí aclarar que soy fumador compulsivo, por lo tanto escribo desde ese lugar.
    También tuve un amigo internado en un centro de rehabilitaciòn y tengo la misma impresión que vos: las políticas que aplican me parecen chocantes. No estoy capacitado para opinar sobre la conveniencia de permitir o prohibir fumar tabaco a un adicto a otras drogas más duras. Entiendo que prefieren permitirles algún sustituto que ellos consideran menos dañino para superar la abstinencia, algo sobre lo que no estoy capacitado para emitir juicio. Igualmente yo apuntaba a centros de ayuda más abiertos, sea hospitales, centros asistenciales estatales, etc.
    Ese sentido común que mencionás, yo lo veo hoy en día como de estigmatización del fumador. Es verdad que hace un par de décadas fumar era lo normal y hasta canchero, pero ahora la cultura es la inversa: lo canchero es decir "detesto a los fumadores".
    Igualmente no me importa tanto ese aspecto social, si no mi sensación de que las políticas oficiales son más para satisfacer ese marketing del no-fumador, en vez de las necesidades del fumador como adicto, sea cual sea la estrategia que luego implementen para intentar ayudarlo.

    ResponderBorrar
  3. Te copio el mail que le mandé al Ministerio de Salud el día que descubrí que habían puesto esas fotos en los paquetes. Ahora que lo releo, podría haber esperado a desenojarme. Je.

    "Les escribo para pedirles respeto. Y sobre todo, menos hipocresía. Desde hace unos días los paquetes de cigarrillos vienen con fotos, impactantes (por llamarlas de alguna manera) de todas las cosas que pueden pasarnos a los que fumamos. Cosas que ninguno de nosotros desconoce. Que si pudiéramos elegir tan fácil como imprimir una foto, no elegiríamos. NADIE quiere tener cáncer, y creo que es una obviedad contarles lo bien lo que sabemos. Quiero creer que saben también que hasta cierto punto, fumar es un acto de voluntad y libre elección del fumador. Y pasado cierta cantidad de años y hábitos, ya no. Saben eso, me imagino. Saben eso y ante esa sola enumeración, desde este mensaje o lo que cualquier ser pedestre pueda saber, eligen pensar que con una foto se soluciona, o empieza a solucionar una cuestión tan compleja? Químicamente, socialmente, psicológicamente compleja, con...una....foto? Tratar el tema de la adicción al tabaco y la angustia que eso genera en cada fumador, imprimiendo una foto en un paquete es lo más parecido a las ideas maravillosas de Durán Barba (a la inversa o no tanto) que vi en mi vida. Que decepción. Llevan a cabo políticas de salud pública sumamente respetables, que requieren trabajo y una aproximación a la dimensión humana de los problemas como nunca vi en años. Pero aparecen esas fotos, al estilo de los países 'serios' y me pregunto ¿quién juzga la utilidad de esas cosas? Es realmente significativo el resultado de este...método de shock? ¿Es esto realmente una política activa de intervención en el problema o una manera de aparentar que hacen algo?
    Personalmente vi a mi padre, no fumador, morirse de cáncer de pulmón. Fumar habiendo visto lo que vi me resulta, íntima y personalmente, una contradicción muy dolorosa. Y acá un límite. No tienen derecho a mostrarme fotos de situaciones que viví, que vi, que padecí con muchísimo dolor. No tienen derecho a obligarme a mirarlas.


    (Se ve que era muy largo, sigo en otro comentario)

    ResponderBorrar
  4. (y siguió nomas)
    Me extraña que no sepan que un grandísimo porcentaje de fumadores tapa esas imágenes. Es muy fácil interponer un papel entre las fotos y la vista. Demasiado fácil. ¿Me explican la efectividad de algo que solo se trata de exponer a límites morbosos algo que ya sabemos y solo genera en nosotros la necesidad de no seguir viéndolo? 6cm2 de papel anulan sus 'buenas' intenciones. Si quieren tratar el tema del tabaquismo seriamente, investiguen sobre las sustancias, las conductas del fumador, ofrezcan ayuda para poder dejarlo, pero un 0800 al lado de esas fotos, NO, no es la manera. Quieren ayudar al fumador? Investiguen qué hay en los cigarrillos que fumamos. Toda la vida me pregunté por qué se existen los alimentos transgénicos pero ninguna manera de 'intervenir' en lo que sea que tengan los cigarrillos, disminuyendo gradualmnte lo que sea que tengan. Y me lo sigo preguntando. Pueden investigar, existe el conicet, tienen científicos brillantes, investiguen como atenuar los efectos adictivos. Es perjudicial? Venden legalemente algo perjudicial para la salud pero no cuestionan a las tabacaleras? Con los alimentos sí, está bromatología, pero con el tabaco no? Tal vez sea más fácil agobiar al fumador, angustiarlo, presentarle el problema a él y solo a él. El último eslabón de la cadena. En ese punto me ofenden, me agreden. Sus fotos y su intromisión en mi vida, desde la inactividad total. Si lo importante es que llamemos al número para dejar de fumar, hagan política activa, por el lado de la ayuda. Lo de la foto NO es necesario. (Se los digo, desde el mismo lugar desde donde sostengo que la ley antitabaco que prohíbe fumar donde otros no fuman no es mala idea). Pero esto, qué es? Es tan cómodo, tan fácil, tan antipolítica de salud, tan poco público apelar a la molestia individual y privada que no me explico qué tratan de aparentar que hacen. Y en el colmo de la hipocresía, la manera pacata de tratar el tema. Me dan risa y algo de pena. Hay fotos de fetos (que no mostrarían a mujeres en situaciones de aborto), de personas muriendo, asfixiándose, hay dolor y muerte en cada imagen que eligieron obligarnos a mirar. Pero en el caso específico de 'daña tu salud sexual' aparece un cigarrilo, con cenizas, curvado. Eufemista o moralista, no me decido. Pongan un pene. Ponanglo, muestrenlo. O es de mala educación? No tienen el más mínimo reparo en enfrentar a la gente a fotos de la muerte de sus seres queridos pero se evitan la molestia de tener que poner una foto de un pene? No lo puedo creer. Esto, ni lo anterior, ni nada que respecte a este tema. Me siguen insultando. Quieren ayudar? ayuden con leyes, con investigación seria, tienen herramientas. Son el Ministerio de Salud, no un club de barrio, son el Ministerio de Salud! Esta campaña, movida, excusa, pantalla, como quieran y quiera llamarla, es impresentable. Infinitamente impresentable. Hipócritas."

    Salute.

    ResponderBorrar
  5. La Maga, tu texto es sencillamente ejemplar, quisiera reproducirlo por todos lados.

    ResponderBorrar
  6. Creo que fue más una carta de reclamo digna de Abraham Simpson que un texto. Estoy segura de que el destinatario leyó el primer 'hipócrita' y lo cerró. Con esto ya dupliqué la cantidad de lectores (literalmente, dos). Ya es algo.

    ResponderBorrar
  7. Sí, es del estilo "Abuelo Simpson", jaja, pero pensándolo bien, este tipo de cartas tienen otra finalidad más productiva si se hacen abiertas, como ahora. Creo que va a disparar un lindo debate, y de paso le damos letra a los opositores que no tienen ideas para oponerse. ¿¿Cómo a Lanata, tan fumador, no se le ocurrió pegar por este lado?? Probablemente porque lo tuyo corre por izquierda.

    ResponderBorrar
  8. Hay un par de cosas que dijiste en tu carta:
    1- El regodeo con las imágenes de fetos, no se parece al estilo de los antiabortistas??
    2- Es cierto, en este tema seguimos la "tendencia" del primer mundo, no hay ninguna política de salud acá, es sólo marketing. Pensar que estamos dando ejempos de política al mundo en economía, en recuperación social, etc, pero en esto seguimos la receta impuesta de afuera como si fuera el FMI.

    ResponderBorrar
  9. Parece una política "PRO", como las bicisendas.

    ResponderBorrar
  10. Creo que fue más una reacción al enojo y estar sola en mi casa con el atado al lado que algo con finalidad productiva. Desde donde lo escribí, no sé qué tanto debate sea posible. A nivel de Salud Pública, seriamente, tal vez sí. Hay mucho de forma y poco de fondo. De mi lado, del de ellos. Debería pensarlo Lanata, es el camino fácil, en esto muchas personas podrían estar de acuerdo con él.
    Ah, la doble vara. Lubertino salta como loca (y con razón) si alguien expone fotos de fetos para culpar a la mujer que aborta y acá, nada. Insisto mucho en que angustiar al tipo/mina que fuma y no puede dejar, o decidir dejar, es una manera perversa de justificar los límites de acción. Para eso no hagan nada, muchachos. Es el tipo de falsa política de marquesina, me recuerda a un chiste de Quino. Si lo encuentro lo subo.
    Me da la sensación de que damos ejemplos en lo urgente y más evidente. No cuestiono la jerarquía en importancia que cada tema tenga, pero es como...hacer spots sobre accidentes de tránsito y no arreglar las rutas, como afiches para enseñarte que un buen ciudadano recicla pero no hay dónde carajo tirar una pila. Uno o dos abismos caben entre 'la campaña' y la realidad. Vuelvo al mismo punto, ahorrense el esfuerzo, para esto, no hagan nada. Total es lo mismo.

    ResponderBorrar
  11. Los ejemplos de más arriba empezarían a servir si consideramos que existe algo como...la adicción a manejar o a tirar basura. Recién ahí.

    ResponderBorrar
  12. Escribo desde un antitabaquismo militante. Soy alergico al humo de cigarrillo y en mis años mozos pedir que fumen afuera era una gesta impiadosa. (Por supuesto que siempre salía con quienes echaban, para demostrar que aceptaba padecer la misma condena).

    Los primeros avances los vivi con la alegria de la victoria. Pero hace años, estaba en un invierno en Nueva York y vi en la 5ta avenida, bajo un edificio de oficinas de esos que inspiran respeto (pocos se animarian a mear en la pared, que de hecho es de vidrio, de un edificio asi), una larga fila de tipos fumando, solos, una al lado del otro, como una larga cola a ningun lado, apurados por fumarlo rapido debido al frio.
    Ese dia me dejó una sensación de "se nos fue la mano". A partir de allí, sentí que los fumadores estan pagando la necesidad social de tener una gesta heroica. La lucha contra el tabaco es en realidad contra la dignidad del tabaquista.

    A nadie le importa que consuman menos, pero que consuman sintiendose unos marginales. O aceptando ser tratados como tales.

    Yo no creo que bromatologia no revise las sustancias que le meten al tabaco. Y tampoco creo que las tabacaleras le agreguen sustancias prohibidas. No les hace falta. Es una adiccion suficientemente enraizada como para requerir agregarle ninguna sustancia que le agregaria costo y riesgo, para la empresa, claro.

    Lo que si creo es que las fotos del horror no frenan a nadie. Es mucho mas efectiva la eliminación de toda publicidad, la cajetilla única (leí por ahí que no sé en que país serio los paquetes son identicos, sin diferencia entre marcas). Incluso, si vamos a prohibir, prohibiría la aparicíon de personas fumando en una pelicula. Me resulta menos limitante prohibir a un actor fumar en una pelicula que prohibir a millones de personas fumar en su vida.
    Creo que atacando su marketing es donde le causan mas daño a las tabacaleras y donde le agregan grados de libertad al fumador y, sobre todo, al potencial fumador.

    Dicho todo esto, habiendo confesado que me apena verlos salir de la MAK a fumar afuera justo cuando ocurren esos momentos estelares, la MAK seguirá siendo un lugar no fumador. Muerte al tabaquismo, empezando por los tabaquistas.

    ResponderBorrar
  13. Elbosnio, primero debo aclararle que "esos momentos estelares" ocurren justamente afuera, en el sector fumador. Todos ustedes se los pierden, qué pena!
    Segundo: ¿era necesario contar que estaba en Nueva York para explicar su postura? ¿pretende demostrar que antes sí se podía salir libremente del país con la plata de nuestros abuelos?

    Yo creo que acá tenemos dos temas: por un lado la discrinación social al fumador, cosa que si bien puede molestarme en algún punto, también puedo bancarme y hacerme cargo de mi vicio; y por otro lado las políticas oficiales de salud al respecto (o la falta de ellas), cosa que me parece más importante.
    Si todo lo que se puede hacer para combatir este flagelo (sí, quería usar esa palabra alguna vez) es poner fotos truculentas, parece un chiste.
    Si fumar es equivalente a la cámara de gas, permitir comercializar los puchos sería equivalente a permitir que los gasistas ofrezcan instalar cámaras de gas en las casas (un poco tirado los pelos, no entremos a discutir esta comparación). Coincido con La Maga en que parece bastante hipócrita, salvo que me esté equivocando groseramente, y sí haya políticas serias de salud que yo desconozco, además de las fotos.
    El tema del control bromatológico y los químicos a mí todavía no me cierra tampoco. Entiendo que en esto hay mucho mito popular, del orden de "¿sabías que ya tienen la vacuna contra el SIDA pero los laboratorios la esconden porque perderían millones?". Ese tipo de afirmaciones son incomprobables, salvo que uno mantenga su fé en las instituciones, aún con ciertos reparos (tal es mi caso). No le podríamos pedir al estado que salga a desmentir y demostrar cada rumor que anda corriendo por ahí, como la intención de invadir Polonia. Pero si analizo los elementos que tiene a mano, la dialéctica de los intereses en juego y las posibles reacciones de cada sector (estado, tabacaleras, fumadores, no fumadores, los medios como generadores de "opinión pública", etc) a pesar de que me falta información, sigo con la sensación de que las tabacaleras no son el enemigo más poderoso del mundo mundial, aunque La Maga me ha sembrado algunas dudas al respecto.

    ResponderBorrar
  14. Son medidas intrascendetes de reajuste para hacer más 'pasable' la mierda cotidiana de esta estupidez llamada humanidad. Violencia Rivas.

    ResponderBorrar
  15. Justamente la de ir a fumar afuera, es de las pocas cosas con las que estoy de acuerdo. No digo que no deteste tener que pasar -mucho- de frío (la soledad no es tanto problema, uno se acostumbra) pero es la única medida, al menos que haya visto, que te obliga a mover algo, a cambiar algo sí o sí. O más o menos sí o sí. Para los que ya fumamos, y desde hace mucho, ese cambio de hábito es un montón. Trabajé dos años en una oficina donde nadie fumaba (como todo, con la complicidad de los presentes puede pasarse por alto la prohibición) entonces, no, nada de fumar adentro. Creo que ahí empecé a pasar tramos de 6 horas no solo sin tocar un cigarrillo, sino sin tener ganas.
    Pero hasta ahí. La prohibición no me parece un camino. Que también tiene derecho a respirar aire sin humo el que no elige fumar, me parece algo como respeto impuesto por ley, estamos. De ahí en más son todas medidas tomadas para que la gente no empiece a fumar. La de que no aparezca gente fumando en las películas (esa también sirve para tener menos ganas de levantarte a fumar cuando la estás mirando), que no haya publicidad. Esas no actúan sobre el que ya fuma. El fumador es desplazado (incluso yo que no vivi los años de gloria donde hasta el médico te fumaba en la cara, lo vivo así), angustiado, señalado por pelotudo y al que más le recuerdan cómo va a morir. La viñeta de Quino me parece genial para explicar muchas cosas. Esta es una.
    Sobre bromatología, me refiero a que al menos los alimentos llevan etiquetas donde dice qué hay -más o menos- ahí adentro. Después, si mienten o no en lo que escriben, es otra historia. ¿Alguien sabe qué tiene un cigarrillo? Si un día aparece una denuncia sobre las Pepitos (?), de que están hechas con caucho readioactivo, algo pasa. Si descubren un lote de leche en mal estado por algún motivo, que pueda provocar algún daño, algo pasa. Y pasa que comer, comemos todos, fumar, solo algunos. Algunos a los que además se puede culpar. Ya que no hay sentencia sobre la responsabilidad de las tabacaleras en el efecto nocivo del cigarrillo porque no se sabe ni qué tiene, entonces parece dudoso que el que mate sea cigarrillo, presumiblemente hay millones de personas que mueren de pelotudas, como si fumar fuera un accidente.

    No me parece un rumor, o una fuerte sospecha, la de que el cigarrillo esté relacionado con las enfermedades respiratorias. Alguien duda de que es así? Y sin embargo.
    No me molesta que el Estado no me salve la vida oponiéndose a los intereses de las malas, malas tabacaleras. Lo que molesta es que no lo hace, pero quiere aparentar que sí. Aceptamos que no lo hace, y vivimos con eso, pero poner fotos? nah.

    Punto aparte. Acá coincido con Aberel, los momentos estelares están en la vereda.

    ResponderBorrar
  16. Y yo que creí que coincidíamos en tres o cuatro cosas...

    ResponderBorrar